Tomado de: Harvard Health Publications, Hardvard Medical School


Te han dicho que para bajar de peso debes quemar más calorías cada día que las que consumes.


Es cierto pero no lo es todo eso debe complementarse con un nuevo enfoque. Comer alimentos enteros. En lo que si todos están de acuerdo es en evitar los carbohidratos procesados, como, galletas o pan blanco.


¿La grasa y el colesterol son los "chicos malos" de la dieta?


Un estudio financiado por la Fundación de Investigación de Azúcar (SRF) de la década de 1960 encontró que el colesterol y la grasa fueron los principales contribuyentes al aumento de peso y responsable de un mayor riesgo de enfermedad coronaria. Estos resultados pusieron en marcha el consumo de azúcar añadido durante décadas. Con la grasa eliminada, la comida perdió sabor y atractivo, por lo que los fabricantes añadieron azúcar para combatir esto. La ingesta en los Estados Unidos de azúcar y carbohidratos procesados subió, mientras que nuestra ingesta de grasa bajó. El Dr. David Ludwig, profesor del Departamento de Nutrición de la Harvard T.H. Chan Escuela de Salud Pública, dice: "En general, estos carbohidratos procesados son peores que las grasas que reemplazaron."

undefined
“El consumo de azúcar que son carbohidratos procesados son peores que la grasa” Dr. David Ludwing Profesor del Departamento de Nutrición de Harvard T.H. Chan School of Public Health.

 

La cuchara en los hidratos de carbono


Es cierto que la grasa tiene más calorías que los carbohidratos, incluyendo el azúcar. Pero en esa lógica, una bebida azucarada sería mejor, que un puñado de nueces. Eso no es lo que han mostrado los estudios imparciales. Mirar sólo a las calorías ignora los efectos metabólicos de cada caloría; La fuente de la caloría, cómo la digieres y cómo obtienes la energía de élla.



La nueva forma de mirar los Carbohidratos,

según su índice glucémico más que como simples o compuestos


Los carbohidratos se han clasificado como simples o complejos en el pasado. El Dr. Ludwig dice que estas clasificaciones son engañosas. Muchos médicos están alejándose de esas categorías estrechas y avanzando hacia los términos generales de alto índice glucémico y bajo índice glucémico. Una manzana es un carbohidrato simple, ya que es digerido rápidamente por el cuerpo, pero la fruta es mejor que otros carbohidratos simples como las patatas fritas o galletas. Es por eso que el Dr. Ludwig ve el índice glucémico como una medida más precisa del valor de un alimento (bueno o malo). Cuando algo tiene un bajo índice glucémico, eleva los niveles de azúcar en la sangre lentamente, aumentando gradualmente sus niveles de insulina.


Eso es bueno, porque demasiados picos de insulina resultan en resistencia a la insulina, donde su cuerpo deja de responder a la insulina que está produciendo (también conocida como diabetes tipo 2). Los alimentos de alto índice glucémico, por otro lado, hacen que los niveles de azúcar en la sangre y, por lo tanto, la insulina aumenten rápidamente, lo que provoca la sobreproducción de insulina y almacenamiento de grasa. Ludwig preferiría centrarse en alimentos de bajo índice glucémico como pasta de grano entero, pan de trigo, frutas, frijoles y nueces. Los alimentos de alto índice glucémico incluyen caramelos, croissants y tortas y postres. Al elegir los alimentos de bajo índice glucémico y, por tanto, los alimentos procesados mínimamente, las personas pueden perder más peso, sentirse más llenas y permanecer más sanas.

undefinedCentrar el consumo en Pasta de grano entero,pan de grano entero, frutas y nueces, que son de bajo índice glucémico ayudan a perder peso, sentirse más lleno y permanecer más saludable.

Haz las paces con las grasas, pero mira de dónde vienen.


Hoy puedes mirar la comida de manera diferente. Contando calorías por sí solo, no funciona porque en última instancia, importa de dónde provienen esas calorías; Esto importa más que el número de calorías ingeridas. El Dr. Ludwig dice: "En primer lugar fue este enfoque de calorías lo que nos causó problemas con la dieta baja en grasas".


Así que no temas volver a la grasa. Sólo asegúrate de que sean grasas saludables como aguacate, aceite de oliva y nueces. No cortes la grasa, y no hagas un hábito comer los productos etiquetados "sin grasa"